sábado, 28 de enero de 2012

¿TE VUELVE LOCO?







No, la privación de sueño no enferma mentalmente a la gente en ningún sentido significativo. El insomnio es un síntoma muy común de muchas enfermedades mentales, así que ocasionalmente surge la confusión acerca de causa y efecto. Pero los investigadores del sueño no sienten que la privación de sueño cause psicosis o esquizofrenia o depresión o problemas similares.

Las "percepciones visuales erróneas" le ocurren a las personas con sueño, pero no son lo mismo que las alucinaciones o soñar despierto. Las alucinaciones auditivas no son experimentadas por las personas privadas de sueño.

DEUDA DE SUEÑO






Una persona que pierde una noche de sueño va a estar generalmente irritable y torpe durante el día siguiente y se cansará rápidamente o se acelerará a causa de la adrenalina. Luego de perder dos noches de sueño, una persona tendrá problemas para concentrarse y empezará a cometer errores en las tareas normales. Tres noches perdidas y una persona comenzará a alucinar y perder contacto con la realidad. Alguien que obtiene sólo algunas horas de sueño cada noche genera una gran "deuda de sueño" y puede empezar a experimentar algunos de los mismos problemas con el tiempo. Un estudio de 1997 encontró que las personas cuyo sueño estaba restringido a cinco horas por noche durante una semana necesitaban dos noches completas de sueño para recuperar su rendimiento, alerta y humor normal.

Un estudio reciente de la Armada de los Estados Unidos concluyó que la privación de sueño reduce la inteligencia emocional y las habilidades de pensamiento constructivo.

Otras consecuencias a corto plazo incluyen:

Alerta diurna disminuida. La pérdida de sólo una hora y media de sueño puede resultar en una reducción del 32% de la alerta diurna.
Memoria y habilidad cognitiva deficientes, la habilidad para pensar y procesar información.
Más del doble de riego de sufrir una lesión ocupacional.
Sistema inmune deficiente.
Las consecuencias a largo plazo pueden incluir las siguientes:

Presión arterial elevada
Ataque cardíaco
Falla cardíaca
Apoplejía
Problemas psiquiátricos como depresión y otros desórdenes del humor
Deficiencia mental
Riego de mortalidad aumentado
Problemas de relacionamiento con un compañero de cama
Obesidad - (La conexión entre obesidad y sueño es interesante pues la falta de sueño puede ocasionar ganancia de peso al aumentar el hambre y afectar el metabolismo, y el peso extra puede causar desórdenes del sueño como apnea que causa privación del sueño.)

jueves, 19 de enero de 2012

Curiosidades




Todos soñamos. El hecho de no recordar lo que se soñó, no significa que no se haya soñado. Todos soñamos. No solamente todos los humanos, sino que de hecho todos los mamíferos pueden mantener el estado REM, que está asociado con los sueños. Es una función normal y necesaria del cuerpo (aunque los detalles, especialmente la razón exacta del por qué es importante, son desconocidos).
Pasamos un tercio de nuestras vidas durmiendo, lo que quiere decir que alguien de sesenta años ha pasado veinte de ellos durmiendo.
Esta misma persona habrá pasado unos 6 años en el Mundo de los sueños, que es aproximadamente un 10% de su vida soñando.
Los sueños son imprescindibles. La carencia de sueño puede significar deficiencia de proteínas y/o desordenes de personalidad.
Soñamos en promedio de una a dos horas cada noche. Y frecuentemente tenemos de 3 a 6 sueños por noche.
La mente que sueña no tiene noción alguna del tiempo, lo cual es parte de la experiencia de la mente consciente: simplemente no es necesario. En un sueño, algo que sucedió hace diez años puede tener una relación con algo que es parte de la vida de hoy.
Las personas ciegas sueñan. La forma en que las imágenes aparecen en su sueño depende de si ellos fueron ciegos al nacimiento o llegaron a serlo después durante su vida. Pero la visión no es el único sentido que constituye un sueño. Los ciegos pueden llegar a desarrollar una súper sensibilidad para los sonidos, el tacto, y el olfato y sus sueños son con base en estos sentidos.
Cinco minutos después de despertar, la mitad del contenido se ha olvidado. Después de diez de minutos, 90% se pierde.
Estudios han demostrado que las ondas cerebrales se encuentran más activas cuando soñamos que cuando estamos despiertos.
Quienes se despiertan justo después de la etapa REM del sueño, son capaces de recordar sus sueños más vivamente que aquellos que duermen toda la noche.
Las personas que están dejando de fumar tienen sueños más largos e intensos.
Si está roncando, entonces no puede estar soñando.
Las pesadillas son comunes en niños, comenzando típicamente alrededor de los 3 años y ocurriendo hasta la edad de 7-8.



domingo, 15 de enero de 2012

¿Por qué la oscuridad nos induce al sueño? II







La Melatonina es un aminoácido producido por la glándula pineal.
Nace como triptófano y según varía la temperatura corporal y la luz se convierte en serotonina de día, con la oscuridad se convierte en Melatonina.

Actúa directamente sobre el sueño.  Es la sustancia natural que determina el ciclo sueño-vigilia.

sábado, 7 de enero de 2012

Los Sueños más comunes




Entre los sueños diferentes que brotan de cada mente humana aparece un puñado en que se presenta a casi todos los soñantes. Sueños en los que uno cae, o es perseguido, o se eleva por los aires, o pierde la movilidad, parecen ser manifestaciones comunes de una experiencia humana compartida. Aparentemente, nuestro ser soñante nunca perdió de vista una verdad elemental a pesar de las múltiples formas en que la humanidad se fragmentó a través de la historia, seguimos siendo integrantes de una única especie.

Algunos sueños son típicos de una determinada cultura. La fantasía en la que el soñante está rindiendo un examen, y fija la vista sin comprender en el papel puesto delante de él es una expresión de ansiedad muy común en las sociedades industrializadas. Pero el sueño de sentirse perseguido atraviesa las fronteras culturales. Un masai puede soñar que es acosado por un animal; un neoyorquino, por un hombre con un cuchillo; pero el temor de sentirse atacado es un sentimiento tan elemental que esos sueños aparece en todas las sociedades. A pesar de todo, incluso los sueños comunes tienen significados ligeramente diferentes para cada soñante.

Para interpretar un sueño ajeno es condición indispensable que el sujeto acceda a comunicar las ideas inconscientes que se conceden detrás del contenido manifiesto del mismo. Sin embargo, y en contraposición con la general libertad de que todos gozamos para conformar nuestra vida onírica según nuestras personalísimas peculiaridades, haciéndolas así incompresibles a las demás, existe cierto número de sueños que casi todos soñamos en idéntica forma y de los que suponemos poseen en todo individuo igual significación.